Origen de las Bollas de Chicharrones

Puedes probar  este dulce tan típico en Abuela María a un precio por unidad de:           Bolla de Chicharrón : 2’10 euros. Y también :          Bolla de Aceite de Oliva: 2’10 euros.         Bolla de Manteca: 1’80 euros.         Bolla  SIN AZÚCAR (con maltitol): 2’10 euros.

Bollas de Chicharrones, Hornazos, Bollas de Aceite de Oliva, de Manteca,y SIN AZÚCAR.
Precio por unidad de este dulce tan típico en Abuela María:
Bolla de Chicharrón : 2’10 euros.
Y también :
Bolla de Aceite de Oliva: 2’10 euros.
Bolla de Manteca: 1’80 euros.
Bolla SIN AZÚCAR (con maltitol): 2’10 euros.

La bolla de chicharrones, bolla de matanza o torta de chicharrones es un dulce típico no exclusivo de la gastronomía luso-extremeña (existen bollas – también bollos o tortas – de chicharrones casi por toda la península, e incluso Latinoamérica); los hemos escogido porque pensamos que es de los platos que mejor expresan la contundencia, la sencillez y las nítidas influencias históricas que los caracterizan. Las bollas de chicharrones son unos dulces tradicionales que se elaboran a partir de los chicharrones o manteca de cerdo, una receta que ya preparaban nuestros abuelos y que ha permanecido por su sabor y su sencillez.  Entendemos que la investigación (y posterior evolución) en la cocina exige información, creatividad y sacrificio; pero si nuestra cocina rayana dispone de una traba, ésta es, casi con total seguridad, el desconocimiento. Un desconocimiento del que todos debemos sentirnos culpables, pues, como ocurre con otras tantas facetas de nuestra cultura, hemos estado importando los graves perjuicios de la bollería industrial, la comida rápida y un largo etcétera de factores contaminantes.

Así me alegra muchísimo comprobar cómo diferentes jefes de cocina de alto nivel van sumándose a la emocionante labor de recuperar, reformular y reinventar platos basándose en nuestra rica y variada tradición culinaria.

No existen referencias escritas (y, si las hay, no hemos podido encontrarlas) para poder asegurarlo de manera categórica, pero, con toda probabilidad, el bollo de chicharrones nació como complemento al pan tradicional en los almuerzos del campesino. En la matanza del cerdo (conste que en nuestra zona hablamos siempre de cerdo ibérico/porco preto, de grasas y proteínas mucho más saludables) que, durante generaciones, ha tenido lugar en cada casa (por lo general entre los meses de diciembre y enero), se cocinan las grasas para separar la manteca pura de los chicharrones, es decir, los pedazos no fundidos durante el proceso. Estos trozos se aprovechaban amasándose envueltos en la propia masa del pan (que era común elaborar en cada familia) y cociéndose al horno. El resultado era un alimento mucho más energético y suculento, además de duradero, que el pan por sí solo. Tales propiedades son las que le ayudaron a traspasar la barrera del tiempo/olvido, pues durante muchas décadas fue bocado exquisito en el zurrón de los pastores, ganaderos o labradores.

Sus ingredientes principales son la harina, el azúcar, los chicharrones y el anís.

A pesar de ser dulce se elabora con chicharrones, un producto salado de la matanza del cerdo.Poco a poco se han ido incorporando los tradicionales ingredientes de nuestra repostería (aguardiente, azúcar y matalaúva, de evidente influencia árabe). Por su contenido en azúcares, proteínas y grasas de absorción rápida y lenta, el bollo de chicharrones aporta la suficiente energía para constituir un almuerzo único.

Si bien hoy en día pueden encontrarse durante todo el año, son típicas de la época invernal, coincidiendo con época tradicional de la matanza del cerdo, pues los chicharrones ni son un producto muy abundante de la matanza ni solían conservarse durante mucho tiempo.Resulta insustituible en las mañanas de frío, acompañado de una copita de anís seco, o de un café bien concentrado.

Por diversos puntos de la geografía peninsular y sudamericana, cada vez se presenta más como postre. El propio Carlos Cano las tenía en cuenta en su copla “Alacena de las Monjas”, refiriéndose a las “Tortas de Chicharrones” reservadas en las tinajas de los conventos granadinos.

Puedes probar  este dulce tan típico en Abuela María a un precio por unidad de:

  •          Bolla de Chicharrón : 2’10 euros.

Y también :

  •         Bolla de Aceite de Oliva: 2’10 euros.
  •         Bolla de Manteca: 1’80 euros.
  •         Bolla  SIN AZÚCAR (con maltitol): 2’10 euros.

Cualquier variedad esta DELICIOSíSIMA…

Si no tienes tiempo de elaborarlas o no sabes ¡no te preocupes! puede estar en tu mesa el Lunes de Pascua o el día de la Gira en tu cesta del campo como hacia tu madre.

Empleando siempre las mejores materias primas. Con el mismo cariño y mimo que si lo hubiera hecho tu Abuela o tu Madre…

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s